En el país de la accesibilidad según Marie y Juanpi

¿Por qué me gusta leer el Charlie Hebdo cada semana? Supongo que porque muchas de mis preocupaciones sobre el mundo en que vivimos se ven reflejadas en sus páginas. También porque el Charlie siempre ha tenido el talento de afiliarse al talento. Talento de periodistas que saben investigar cuando es necesario, entrevistar…, verdaderos talentos de pluma y caricaturistas de primera.

Cuando recibo el Charlie cada miércoles lo primero que hago es buscar la crónica de Philippe Lançon, herido de gravedad en el atentado del 7 de enero de 2015. Su convalescencia es la crónica de la condición humana. Con pudor y delicadeza cada semana es como si lo acompañáramos un ratito en su caminar hacia un retorno a la vida. Una vida que nunca será la de antes.

Muchos de los artículos del Charlie me dejan con la insastifacción de no poder hacer clic en un “me gusta” o “compartir” . ¡Qué pena que tanta gente no sepa lo que hay en el Charlie! A veces para reír, sonreír, indignarse… siempre para pensar.

Hoy, Marie Darrieussecq, escritora y sicoanalista nos habla en su crónica de un “territorio muy complicado, lleno de gradas, escalones, obstáculos, pisos, niveles, fosos […]: … el territorio de la discapacidad.” Enseguida pensé que Marie es una amiga secreta de Juanpi Dolande, ese panameño tan formidable que cada semana nos cuenta en video “Las aventuras de mi silla y yo”.

Así lo presenta Juanpi cada semana, con un reto a personalidades conocidas para que lo acompañen en sus aventuras en la silla de ruedas.

¡De Panamá a París, la misma vaina! El combate es el mismo y la pelea es peleando. La pelea por la accesibilidad, por la autonomía, por la dignidad de todos.

Marie, como Juanpi, nos habla de accesibilidad, palabra nueva para decir ¿puedo hacer tal trayecto de manera autónoma si camino medianamente bien? Nos aporta un ejemplo preciso con la linea 4 del metro parisiense al cual se le instalaron ascensores – ¡esperanza! – cuando se prolongó la línea hacia el sur. En la puerta del ascensor nuevecito, hay un letrero que dice “puesta en servicio próximamente” es un caso de estudio. Desde hace tres años el letrero está allí, sin moverse. Y no pasa nada. Los usuarios, cansados de la promesa en falso, han tachado “próximamente” y han florecido grafitis más realistas en su lugar: “cuando la rana críe pelo en las caderas”, “el día de San Glin Glin”, “cuando los griegos paguen la deuda”… Pero no pasa nada. Las mamás siguen levantando los cochecitos de sus bebés por las escaleras, los discapacitados evitan el sector, los viejos refunfuñan, los cojos maldicen y los viajeros cargados de maletas tropiezan. Es una vida de barrio caricaturalmente francesa, maldiciendo a responsables difíciles de identificar. Esos ascensores costosos en su caja de vidrio, estáticos desde hace tanto tiempo, se viven como una provocación.

Como Marie, lo suyo es escribir, envió una carta a la administración del Metro de París, la RATP (Régie Autonome des Transports Parisiens). Una consejera de clientela le respondió muy amablemente que su correo había sido de interés y que comprendiendo perfectamente la interrogante, deseaba aportarle algunas explicaciones: “No podemos precisarle una fecha de puesta en servicio del ascensor de la Porte d’Orléans. En efecto, para ser puesto en funcionamiento, este equipo necesita la validación de la inspección seguridad de la empresa responsable de su instalación. Nada impide actualmente la recepción técnica del aparato, pero, para estar en conformidad con las disposiciones reglamentarias en materia de accesibilidad a las Personas de Movilidad Reducida (PMR), un pictograma deberá ser puesto en el ascensor para precisar su accesibilidad a los Utilizadores en Silla de Ruedas (UFR). Sin embargo, exceptuando las estaciones de Mairie de Montrouge y Puerta de Orleans, las demás estaciones de la línea 4 no son accesibles a las PMR. Además, el acondicionamiento de la accesibilidad andén/tren no será realizado hasta que se haga el cambio de todo el material rodante de la línea 4. Por consiguiente, la accesibilidad total entre Puerta de Orleans y Mairie de Montrouge solo podrá ser efectiva en 2019 con la automatización de la línea.

A Marie, todo esto le pareció, a fin de cuentas, gentil pero incomprensible. La persona que había tomado el tiempo de contestar traducía los acrónimos (PMR /UFR), pero por mucho que Marie hubiera estado en algunas UFR (Unidad de Formación y de Investigación), esa “novlengua” se le escapaba. Entendía solamente que, una vez más, los discapacitados tendrían que esperar. Marie consultó con un amigo que sabe hablar el administrativo lo que le ayudó a entender más precisamente que si el UFR  bajara a tomar el metro con el ascensor, nunca más podría subir pues al otro lado, por ahora, NO hay ascensor. El usuario se vería, pues, en un sketch al estilo de Devos, dando vueltas para siempre en el metro. Menos molestos pero exasperados también están los PAP (Padres Con Cochecitos de bebé), VQC (Viejos Que Cojean), EM (Enyesados Momentáneos), VEV (Viajeros Sobrecargados de Maletas) y  ENFANT (Ser Naturalmente Aquejado de Agitación y de Enanismo Transitorio). Todos esperan un “próximamente” que no llega. Por su parte, Marie aprendió que en la novlenguapróximamente” significa dentro de siete u ocho años.

Esto es una adaptación bastante libre del texto que con talento nos entrega Marie Darrieussecq en el Charlie Hebdo del 22 de julio 2015. Para quienes puedan y prefieran acceder al original en la lengua de Molière, aquí se lo dejo, con todo el sabor del verbo de Marie Darrieussecq.

Accessible_MD_Charlie22072015

Charlie Hebdo du 22 juillet 2015

Hacía tiempo quería hablar de Juanpi. Hoy, Marie me obligó a sentarme a escribir, a recoger su lucha. Ellos dos lo dicen todo.

No me consuela que la batalla por la dignidad de todos sea universal. Me consuela que haya seres valientes que no se dan por vencidos. En Panamá veo a pocos en la lucha. En Francia no hay tantos, pero son activos en las redes sociales. Accessible pour tous, todos los días recuerda, a los políticos, las promesas no cumplidas.

El estilo juguetón de Juanpi dará sus frutos. El humor que aparece en el texto de Marie muestran lo absurdo de situaciones increíbles.

La lucha digna de los discapacitados nos concierne a todos y la resignación no puede tener cabida. Es un derecho humano el poder desplazarse libremente cualquiera que sea nuestra condición física, estatus social, género… Hoy, estoy en buen estado de salud, puedo correr, subir escaleras, saltar charcos y fosos… ¿Y mañana? ¿Me veré condenada a quedarme encerrada en casa?

Mi canasto de eneldo

Ya amaneció. Por la contraventana entornada se cuela la claridad del cielo. Es pleno día… ¿qué hora es? Ah, no… ¡qué temprano! Apenas las 5:40 de la mañana pero estamos en junio y en el hemisferio norte. ¿Pero qué hago yo despierta tan temprano? Veo el mensaje de mi hermana en el Whatsapp “ya llegamos a la casa de la Mesa”. Tres mujeres, tres generaciones para pasar el fin de semana lejos de la ciudad. Me alegro. En Panamá aún no es medianoche del viernes y yo ya me estoy levantando el sábado. Me acecha la esquizofrenia. El cuerpo aquí, la mente allá. Una parte del corazón de cada lado del Atlántico. Algunos días me curo y dejo de vivir allá para disfrutar de mi aquí.

¿Qué me dice el Tuíter? Que  De Lima dice que él no fue. Que le cambien la medida cautelar. Unos a favor, otros en contra. ¿A cuántos más hay que investigar? Se hace el balance del primer año de gobierno del Presidente… los atentados, asesinatos horrendos en Francia, en Túnez, en Koweit… y alguna mujer masacrada por su pareja en cualquier parte.

Bueno, ya está bien. ¡A desayunar! tomarse un café, preparar la mochila y arrancar. Hoy me toca ir a ayudar a mis productores de hortalizas a 40 kilómetros de aquí. ¡A moverse! La agricultura es madrugadora, yo no.

¿Cómo dice? ¿Que desde cuando yo soy agricultora? Pues nada. Desde que decidí hacerme miembro de algo que por hoy voy a llamar una cooperativa entre productores y consumidores. El “canasto de eneldo”. Antes, ¡ni sabía lo que era el eneldo y nunca había comido hinojos! Creo que en España lo llaman “grupos de consumo” o algo asÍ. Estoy aprendiendo desde que decidí que no basta con comer productos orgánicos de buena calidad, sino que además, es mejor si se producen a una distancia razonable de mi casa. En circuito corto, del productor al consumidor en el marco de una relación solidaria y no puramente comercial. Me gusta sentir que soy parte de un proyecto de salud pública y de economía solidaria. También me gusta contribuír a que los que producen mis alimentos se ganen la vida decentemente como cualquier otro profesional. Todos los productores del grupo son gente joven pocos necesitan nuestra ayuda en ciertos momentos del año.

A ver, la mochila. Una cantimplora, un bloque de hielo para refrescar, un emparedado, un banano. ¿Qué falta? ¡Hum, que no se quede el sombrero, lo voy a necesitar! ¡Andando!

Siempre temo perderme. Antaño, vine muchas veces a varios pueblos del sector, cuando cantaba en el Coro Universitario y dábamos conciertos donde nos invitaban. Pero ya no conozco la ruta. Las han cambiado. Han puesto desviaciones para evitar pasar por los pueblos que hay en el camino. Es más rápido, pero siempre temo enredarme. Tengo que ir mirando los letreros. ¡Por suerte los hay, no como en Panamá!

– Oiga, por favor, ¿para ir al Rincón de la Palma es por aquí?

– Sí, cómo no. Siga al busito de colegiales. Él va pa’ allá.

El busito se sabía muy bien la ruta y se conocía todos los cráteres del camino, enseguida entendí que los zig-zag que hacía no era porque estuviera borracho. Parece que ahora la carretera está buena.

En el auto, las noticias siguen dando detalles de los atentados. La monstruosidad de una decapitación en Francia. ¿Por qué ese empresario acabó sus días así? ¿Por ser el patrón del asesino? ¿Por qué un individo pone a su familia en semejante trance de verse señalada? Su madre, su hermana, su esposa, sus hijos… Todo eso es agua para el molino de la extrema derecha francesa. Puerto El Kantaoui, Túnez, lugar hermoso donde mis hijos conocieron la primera experiencia de buceo con botella. Estamos destruyendo el planeta. El hombre sigue auto destruyéndose, por sed de poder, de dominación, de dinero, oro, petróleo…

IMG_5104

Ya estoy… son las 8 a.m. Nunca he llegado tan temprano.  Todo tranquilo. Hortalizas para allá, hortalizas para acá. Los invernaderos de los tomates, pepinos, berenjenas… Ahí viene Fred.

– Hola, Fred, ¿qué hacemos hoy?

– Vamos a desherbar las coles…

¡Ah, los repollos! La mala hierba… En agricultura orgánica, la hierba se saca a mano… cero herbicida… cero Monsanto. ¡Cóncholes! se me olvidaron los guantes después, ¡quién recupera esas uñas negras..!

IMG_5106

Somos 4 en las líneas de repollos. A mis años, las rodillas no resisten la posición en cuclillas y si me arrodillo durante 10 minutos, luego, desboblar el cuerpo es un tormento indecible. La solución es el fitness. ¡Un, dos, un dos…! Piernas separadas, rodillas flexibles, uno ¡abajo! agarras la mala hierba entre las coles ¡arriba! la tiras donde te dijo Fred. Un, dos… sí, ya sé. En el gimnasio, los ejercicios duran una hora, aquí es gratis y duran toda la mañana. ¡Un, dos…!

– Chicas, son las 12:30, ya han trabajado bastante. Vamos a tomarnos una cerveza.

Con razón ya no siento las piernas, las rodillas, los muslos, la cadera… ¡Estoy hecha leña!

Sentados en la terraza de la granja, la cerveza del artesano cervecero miembro de nuestro grupo me sabe a gloria. Estoy hecha leña pero contenta. Aprendí muchas cosas hoy. Las pulgas y los pulgones, las mariposas blancas que están buscando donde poner sus larvas golosas, los insectos auxiliares, orugas y mariquitas… Me enteré de la inquietud por las plagas y la razón del uso muy limitado de fitosanitarios.

–  Mira, aquí están las larvas de esa pulga negra.

– Y ¿qué vas a hacer? ¿Les vas a poner algo?

– La decisión no es sencilla. Para esta plaga existe un producto autorizado en agricultura orgánica pero no es un producto selectivo. Vas a matar una parte de las larvas ¡no todas! pero al mismo tiempo vas a afectar a los insectos auxiliares. Sin contar que mientras más fitosanitarios usas, más se refuerza la resistencia de los insectos.

– ¿Entonces?

– Creo que no haremos nada. Vamos a esperar que los insectos auxiliares, – ¿viste que hay bastantes? – puedan ayudar a defender las coles.

Preservar la fauna auxiliar de la agricultura es primordial. Estoy hecha leña, ¡ayyy!  Sé lo que valen mis hortalizas, y valen más que lo que cuestan. Estoy hecha leña pero hoy contribuí con mi granito de arena por el planeta, por alimentar sanamente a mi familia, contra la industria agroalimentaria, contra los aditivos y la comida chatarra, contra los intermediarios, contra Monsanto…

Se puede leer un artículo relacionado con este tema aquí : La verdolaga.

Urgencia… y tú ¿qué habrías hecho?

Leyendo a Patrick Pelloux, médico urgentista y cronista en el Charlie Hebdo, en sus publicaciones del 15 y 22 de abril 2015 me acordé de mis tiempos en que como personal universitario fui voluntaria para las capacitaciones de “socorrista laboral”. Durante años participé en las formaciones y fui parte de los socorristas que la administración universitaria quería tener en todos sus sitios y laboratorios.

Sabíamos que esa certificación nos podía llevar a actuar no solo en el marco de nuestro espacio de trabajo, sino también en cualquier circunstancia de la vida cotidiana. Qué gestos realizar para un bebé o uno mayor que se atraganta… qué hacer en caso de incendio, de quemaduras según el tipo de la quemadura, de escape de gas… cómo actuar en caso de pérdida de conocimiento de una persona, verificar la respiración, ¿y si no respira..? la importancia de la ventilación mientras llegan los auxilios profesionales y cómo evitar las pérdidas de tiempo.  ¿Qué hacer en caso de hemorragia? Y sobre todo, qué no hacer. Algunas veces la buena voluntad mal orientada puede ser peor que el no hacer nada. Aprendimos también a mantener una vigilancia preventiva para evitar los accidentes.

Lo que me motivó a participar en esta actividad fue un episodio al inicio de mi vida profesional. Como joven profesora en mi centro universitario, recibíamos estudiantes de todos orígenes y horizontes en cursos durante el año y cursos intensivos de verano para el aprendizaje de lenguas extranjeras. Un día, en medio del curso, una jovencita tuvo un ataque de algo que no entendí en el momento y quedé paralizada sin saber qué hacer. Por suerte, uno de los participantes del grupo, sí entendió. Saltó por encima de las mesas, apartó a todo el mundo e hizo lo necesario para evitar que la niña se mordiera la lengua y no recuerdo qué más hasta que la crisis pasó. La chica tenía, en su bolsa, medicamentos para su problema. Se me habló de crisis de “Tetanía” que debe ser algo como la epilepsia que tanto asustaba a algunos curas de mi infancia (perdón, ese es otro cuento). Me enteré luego, conversando con él, que había recibido formación de prevención y socorrismo desde la adolescencia por su participación en un grupo de scouts que hacían muchas actividades al aire libre. Eso me decidió. No podía yo tener la responsabilidad de un grupo y ser incapaz de reaccionar adecuadamente, en caso de necesidad, a una urgencia.

En las capacitaciones teníamos testimonios de accidentes más o menos graves. Recuerdo el de una colega, profesora en la facultad de Ciencias y técnicas físicas y deportivas de mi Universidad. Un estudiante de unos 20 años, subió corriendo las escaleras para entregarle una tarea y al empezar a hablar se fue al suelo. Pérdida de conocimiento, ataque cardiaco, no respiraba. Inmediato aviso a Urgencias Médicas, mientras tanto a ella le tocó hacer el masaje cardiaco para mantener la circulalción de la sangre. El chico se salvó. Se descubrió que ese gran deportista  tenía un problema cardiaco que hasta entonces nunca se había detectado. Eterno agradecimiento de la familia y esa emoción compartida, ese sentimiento de orgullo en ella de haber sido capaz de hacer algo útil.

Histoire d'urgencesPor eso, la historia de la bella Jane, me ha dejado pensando, ¿cuántos transeúntes serían capaces de intentar salvar una vida? ¿Cuántas madres de familia se vuelven locas y si el niño se quema, en lugar de echarle agua fría le echan sal o alguna pomada grasosa, lo que empeora la situación friéndolo más?

La bella Jane era una mujer moderna de unos 40 años con esposo e hijos. A esa edad, y también después, las mujeres necesitamos movernos para conservar la forma. Jane, como de costumbre, salió a correr una hora por las calles de París. Con tan mala suerte que ese día, tuvo un paro cardiaco. ¿Por qué? No se sabe. Lo peor de la mala suerte es que cayó a los pies del imbécil más imbécil de todo París quien llamó a Urgencias Médicas diciendo que no había apuro porque estaba muerta. Se sabe que por mucha prisa que se den las ambulancias, en un paro cardiaco, la distancia entre la vida y la muerte cerebral es de unos tres minutos. Si tu cerebro no recibe irrigación sanguínea durante 3 minutos, ya no hay nada que hacer. El imbécil parisino, que según él lo sabía todo, se negó a hacer el masaje cardiaco que el médico urgentista le pedía que hiciera mientras llegaba la ambulancia. ¿Para qué, si ya estaba muerta? La ambulancia llegó en siete minutos. Jane no se salvó. Su esposo, en casa con los chicos que hacían las tareas, no entendía por qué no llegaba, si ya era hora de que hubiera terminado su recorrido… y… ¡por qué su GPS indicaba la dirección del hospital!

 

Charlie

Desde enero mi blog se ha quedado mudo. Quizás Tryo y su humanismo me ayuden a exorcisar y salir del trauma… La traducción de un texto poético es lo que nunca he querido hacer por respeto a los poetas, porque no creo estar a la altura de su arte, pero ahí va, y que los lectores poetas-traductores puedan criticar la traducción y mejorarla. El objetivo es poner al alcance de los que deseen entender el texto además de la música y las imágenes.

Le monde a changé, Charlie             (El mundo cambió, Charlie)
C’est ce qui t’a tué, Charlie            (Es  lo que te mató, Charlie)
C’est pas Mahomet                (No fue Mahoma)
C’est juste des enragés, Charlie          (Sólo unos rabiosos, Charlie)

La France a pleuré, Charlie              (Toda Francia lloró, Charlie)
Mais sa liberté chérie                     (Pero tu libertad querida)
Elle est immortelle                   (Ella es inmortal)
Tu la vois du ciel                (Tú la ves desde el cielo)
Le monde est cruel                     (El mundo es cruel)
Mais la vie est belle                 (Pero la vida es bella)

On a tué ta vie, Charlie                 (Mataron tu vida, Charlie)
Mais pas tes idées, Charlie                         (Pero no tus ideas, Charlie)
On va les chanter, mon frère                    (Vamos a cantarlas, mi hermano)
Et ces cons vivront, l’enfer            (Y esos huevones vivirán el infierno)

D’un monde libéré, Charlie               (De un mundo liberado, Charlie)
Où on peut s’marrer, aussi           (Donde podamos reír, también)
Au milieu du vacarme                   (En medio del estrépito)

du Djihad et des armes                         (del Yihad  y las armas)
Il reste la culture, l’humour et la nature                     (Queda la cultura, el humor et la naturaleza)

Hé hé hé Je suis Charlie,                (Jejejejé, Yo soy Charlie)
Hé hé hé Toujours en vie              (Jejejejé, Aún estoy vivo)
Hé hé hé Je te l’écris, et…               (Jejejejé, Te lo escribo y…)
Je vais… le dessiner             (Lo voy… a dibujar)

Et te revoilà, Charlie                                  (Y aquí estás de nuevo, Charlie)
Aujourd’hui et demain, c’est dit                       (Hoy y mañana, está dicho)
À grand coup de dessin                           (dibujando con ganas)
En hommage aux amis                           (en homenaje a los amigos)
Une grosse paire de seins                        (un par de senos grandes)
Sur un barbu aigri                                   (Sobre un barbudo amargado)

Je suis plus fort que toi petit                           (Soy más fuerte que tú, pequeño)
La honte d’Allah c’est dit                               (La vergüenza de Alá, está dicho)
Quand il te regarde il pleure pour toi                      (Cuando él te mira llora por ti)
Il se frotte la barbe et il ne comprend pas                   (Se rasca la barba y no entiende)

Comment au nom de Dieu a t-on                  (Cómo en nombre de Dios)
Utilisé une arme contre un simple crayon                    (se utilizó un arma contra un simple lápiz)

Tu ne vas pas nous faire taire                    (No nos vas a callar)
T’as raté ton coup                                      (Has fallado tu golpe)
Et la France toute entière                        (Y Francia toda entera)
Restera debout                           (Quedará de pie)

Hé hé hé Je suis Charlie,
Hé hé hé Toujours en vie
Hé hé hé Je te l’écris, et…
Je vais, le dessiner

On va rire et écrire, Charlie                              (Vamos a reír y escribir, Charlie)
On saura se souvenir, Charlie                         (Sabremos recordar, Charlie)
De toutes ces barres de rire au temps d’Hara-Kiri                 (Esas barras de risa en tiempos de Hara-Kiri)
On veillera à l’avenir aux familles aux amis                                       (En el futuro velaremos por las familias y los amigos)

Je te le promets, mon frère                       (Te lo prometo, mi hermano)
Ce s’ra dans la paix, mon frère                            (Eso será en la paz, mi hermano)
On tuera la misère, la tristesse et la guerre                             (mataremos la miseria, la tristeza y la guerra)
Et on laissera derrière ces connards en colère                         (Y dejaremos atrás a esos cornudos coléricos)

Hé hé hé Je suis Charlie,
Hé hé hé Toujours en vie
Hé hé hé Je te l’écris, et…
Je vais, le dessiner